La Ciudad de México es un palimpsesto. Capas de historia se apilan sobre ella, para crear un documento vivo, visible en los distintos tipos de edificios que la componen. En una de estas distintas capas históricas, recae la figura de un mercader del s. XVIII; quien a través de una serie de cartas dirigidas, desde su Ciudad de México, a las Filipinas representa su mundo. Aquel mundo extinto, se yuxtapone con el nuestro mediante los cambios en las relaciones sociales y geografías –alguna vez presentes–, transformadas por el paso del tiempo en pasado y alteridad. Este corto propone revivir aquella prosa perdida y los pensamientos del comerciante, oponiéndolos con el espacio urbano actual.

Leave a Comment

Name*
Email*
Website
Comment*